martes, 18 de agosto de 2015

Tanglu 3

 Tanglu es una distribución GNU/Linux basada en Debian. Hace poco que se anuncio la versión 3 de esta distribución y no he podido resistirme  a instalarla en el ordenador.

 Me gusta Gnome, pero en este caso voy a instalar la versión KDE ya que hace mucho que no pruebo este entorno de escritorio, por lo tanto se que voy a estar un poco perdido. Tan perdido estoy con KDE que me llevo un rato encontrar como se reiniciaba el ordenador.




 Pero vayamos al asunto. En el modo Live-USB el sistema se comporta bien, es bastante rápido para ser un entorno con tanta fama de pesado como KDE. Lo que menos me gusta es sin duda el fondo de escritorio, demasiado llamativo para mi gusto.
 Pero por lo general la sensación es muy buena, con unos efectos de escritorio equilibrados, y sobre todo creo que es muy bonito.

 En la instalación es muy fácil y rápida, pero como nada es perfecto me he encontrado con dos fallos. El primero de ellos no es grave, simplemente no me parece normal que la primera pregunta del instalador sea cual es el idioma de instalación y a continuación te pregunte donde estás, ya que me localiza en Londres y a continuación la distribución del teclado me aparece la de E.E.U.U. Un detalle sin mucha importancia.

 El segundo fallo si que es más peliagudo. Se trata a la hora de particionar. Lo que tenía pensado hacer es sustituir PointLinux por Tanglu, eso quiere decir que el disco duro lo tengo ya particionado. Pues bien, marco la opción de borrar partición y que se instale la raíz ahí. En principio parece que lo hace bien, pero cuando intenta instalar me devuelve un error y se para la instalación. La solución es sencilla, pero me llevó un rato. A la hora de particionar le doy a borrar la partición donde tenía PointLinux, la dimensiono al tamaño que quiero y ahí instalo Tanglu. Demasiadas vueltas.

 Una vez finalizada la instalación toca reiniciar el sistema a ver que tal. Y aquí empieza los problemas. Me ha roto el menú GRUB y por lo tanto no puedo acceder ni a Tanglu ni a Debian, que es mi otro sistema. Vuelvo a iniciar en modo Live-USB para recuperar el GRUB. Después de esto vuelvo a reiniciar.

 Ahora si, puedo entrar, pero me encuentro el primer fallo. Me pide que introduzca la contraseña para acceder al sistema, cuando en el instalador he marcado la opción de arranque automático. Y por más que marco la casilla correspondiente no le hace caso.

El reproductor de música Amarok es simplemente genial.
 Otro fallo que me encuentro es que está todo en ingles a pesar de que he marcado la instalación en español, está claro que entre el asistente y el sistema instalado no se llevan demasiado bien, ya que la comunicación es pobre :). A pesar de haber instalado y configurado el idioma del sistema como español, veo que no todo el sistema está en español, bueno tampoco pasa nada, es poco. Lo que si que me ha tocado es instalar los paquetes de idiomas para Firefox (que es el navegador predeterminado) y LibreOffice.

 Tanglu tiene repósitos propios y no se muy bien cual es el ritmo de actualización, ya que estoy usando Firefox 39.0.3 habiendo salido la 40.0, pero no me preocupa siempre y cuando los parches de seguridad lleguen a tiempo.

 En cuanto a los programas instalados por defecto son muchos y muy buenos, cubriendo la necesidad de un usuario normal.
Un Centro de Software para instalar programas, aunque no funciona bien y tampoco hay demasiados programas.

Opinión de la distribución:

 Soy de la opinión de que no hay un exceso de distribuciones de GNU/Linux,  hay las que la gente quiere usar, una distribución que nadie usa está condenada a desaparecer. ¿Le veo sentido a Tanglu? Desde mi humilde punto de vista es que no, aunque no soy yo nadie para desprestigiar el trabajo de nadie, no veo mas que un Debian con un instalador bonito, que no funciona del todo bien. El sistema se comporta bien, no es muy rápido en el arranque pero es fluido a la hora de trabajar con el.

Opinión de KDE:

 Hacía años que no probaba KDE y recuerdo que de aquella no me gustó. Debo decir que es precioso, entra por lo ojos, tanto por el aspecto como por los efectos de escritorio. Tiene innumerable opciones para dejarlo a gusto de cualquiera persona. Pero este punto que debería ser una virtud, para mi es un defecto, ya que me es muy fácil perderme entre la cantidad de opciones de configuración y me sentí muy abrumado, supongo que me gustan las cosas más sencillas.

 También debo notar que me salió más de una vez un aviso de un fallo en KDE, como también que el sistema a veces se queda congelado un par de segundo y un par de cuelges del sistema que me han hecho perder la paciencia. No se de quien es la culpa, si de KDE, Debian o de mi ordenador, que puede ser, pero lo que creía que era el pasado en un sistema operativo actual lo he vuelvo a revivir con Tanglu.

 Otro pequeño defecto que le encontrado a KDE es que no puedo lanzar el menú pulsando la tecla Súper, siempre tiene que ser con la combinación de esta tecla con otra más, y para mi esto es un engorro. Supongo que hay formas de cambiar esto, pero desde luego no debe ser fácil ni a golpe de click.

 En definitiva, Tanglu es un Debian listo para ser usado pero por lo memos desde mi punto de vista con unos fallos que no me han hecho sentir muy cómodo con esta distribución.

 Para más información y descarga acudir a la página oficial del proyecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada