martes, 17 de noviembre de 2015

Mi opinión sobre Fedora 23

 No he podido resistir la tentación de instalar Fedora en mi ordenador, eso si, como segundo sistema operativo, que aun prefiero lo estable tal como comento aquí. Y estas son mis impresiones sobre el sistema del sombrero.
 La primera queja, o quizá es cosa mía, es el sistema de instalación Anaconda. Tengo que reconocer que es bonito, original y puede que incluso sencillo, pero a mi se me atasca, sobre todo en cuanto tengo que particionar el disco. Me ha costado menos que en otras ocasiones, pero aun así no lo considero tan sencillo como otros instaladores.
 Una vez superado el escollo de escoger el lugar a instalar Fedora, el resto es coser y cantar. La instalación es rápida. Nada que añadir.
 Una vez acabada la instalación y reiniciar el ordenador nos sale un asistente que nos vuelve hacer preguntas que se supone que habíamos contestado en la instalación, sobre todo respeto a la idioma que vamos a utilizar. Y aquí viene mi primera pega. Si pregunta en el instalador el idioma, si después vuelve a preguntar el idioma en el primer reinicio, ¿por qué he tenido que perder el tiempo en instalar no se que paquetes de idiomas por que no todo el sistema estaba en el idioma seleccionado?

 La velocidad de arranque, a falta de medir los tiempo correctamente, me parece más lenta que por ejemplo Ubuntu. Eso si, una vez iniciado el sistema se comporta muy bien a pesar de no usar los drivers propietarios de mi tarjeta Nvidia.

  Gnome Shell  es cada vez más bonito, y en esta versión 3.18 no iba a ser menos, a pesar de ese fondo de escritorio tan feo que incorpora Fedora. Otro tirón de orejas para los desarrolladores de Fedora es sin duda el renderizado de las fuentes. No es que sea feo, es que molesta incluso a la vista. Lo he solucionado siguiendo este tip, pero no me ha quedado del todo bien, tendré que perder más tiempo en configurar este punto.
 No necesito añadir ninguna extensión a Gnome Shell para poder trabajar con el, pero aun así creo que debería venir preinstalado Gnome Tweak, una herramienta para afinar este magnifico entorno de escritorio. También creo que debería venir de serie Yum Extender, un programa para instalar o desinstalar programas. Y ya que hablo de instalar programas, Software (programa para instalar y desinstalar programas que viene con Gnome Shell) funciona a las mil maravillas. Es rápido, es bonito, minimalista (a ver si Canonical aprende). Aunque no está exento de defectos, pues no está todo el software que existe para Fedora, en todo caso lo podemos encontrar en Yum Extender, y creo que deberían permitir comentarios de los usuarios sobre los programas.
 La postinstalación de Fedora no es precisamente fácil para un recién llegado, aunque tampoco es que sea un imposible, basta con seguir una guía como esta. Quizá el punto más difícil es añadir los drivers propietarios de las tarjetas gráficas.

 Un programa que se ha cuidado mucho en esta versión es sin duda Nautilus, el navegador de archivos. Aun siendo sencillo en apariencia esconde grandes sorpresas. Si se ha configurado alguna cuenta en línea, como Google o ownCloud, tendremos un acceso a nuestros archivos en Nautilus en una integración muy buena.

 Como se puede apreciar en la captura, nuestras nubes aparecen como si fuesen dispositivos, lo cual lo hace muy cómodo y sin tener que instalar software de terceros. Y no, antes de que alguien se lo pregunte, no funciona con Dropbox.

Quizá otro punto débil es sin duda Evolution, el gestor de correo electrónico de Gnome Shell. No es que funcione mal, que no lo hace, aunque si se nota pesado y lento. Es que parece un programa hecho por otras personas ajenas al proyecto Gnome, estéticamente no sigue la línea del resto de programas del entorno, aunque como es lógico si funciona bien el calendario y las notificaciones. Creo que deberían los chicos de Gnome pensar en sustituir a Evolution por algo más acorde.

 Para crear nuestros documentos, Fedora, incorpora la última versión de LibreOffice, más concretamente la 5.0.3. ¿Qué decir de LibreOffice? Pues nada nuevo, es rápido, estable y desde que reordenaron los iconos es mucho más productiva.
 Para reproducir música contamos con la última versión de Rhythmbox, los vídeos lo haremos con Videos y las fotos con Shotwell. No cuenta con demasiados programas instalados de serie, algo que puede ser bueno o malo según se mire.
 Conclusiones:

 ¿Creo que es Fedora una buena distribución?
  Sin lugar a dudas, a pesar de esa pequeña lentitud a la hora de arrancar que no es molesto. Es ágil, estable (no he tenido ningún problema) y tiene mucho software disponible. Es una distribución que recomiendo sobre todo si os gusta Gnome Shell, ya que podréis disfrutar plenamente de este entorno de escritorio. Eso si, sólo con el navegador Firefox se come 1,2 Gb de memoria Ram, lo cual no lo hace demasiado recomendable para equipos con algunos años.

¿Lo peor?
  El renderizado de las fuentes, hace daño.
¿Lo mejor?
Estabilidad,agilidad y Gnome Shell.

Página web de Fedora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada