jueves, 1 de septiembre de 2016

SparkyLinux (I)


 Hace ya bastante tiempo que no probaba una distribución GNU/Linux y hoy me ha entrado en gusanillo de probar una. He buscado una distribución que incorporara Xfce como entorno de escritorio, que sea fácil de instalar y usar, y que esté basada en Debian. De todas las que reunían esas condiciones me he decantado por SparkyLinux. Así que ni corto ni perezoso he decidido instalarla en mi ordenador para así analizarla de primera mano.
  Una vez descargada y haber creado un Live-USB me dispuse a probarla, pero con la convicción de que tenía que instalarla.

 Así que nada más iniciar el sistema, hago doble click en el icono del escritorio para instalar. Un detalle es que también hay un icono en el escritorio en el cual contiene instrucciones, en inglés, donde te guían en el proceso de instalación. La verdad es que el proceso de instalación es tremendamente sencillo. La primera ventana tan sólo debemos escoger el lenguaje que deseamos.

En la siguiente ventana debemos escoger nuestra zona horaria.
Ahora escogemos la distribución de nuestro teclado.

Ahora debemos rellenar las casillas con nuestros datos, el nombre, el nombre del equipo (no puede contener espacios ni caracteres especiales), nuestra contraseña de administrador, el nombre del equipo en red, si queremos que se inicie sin pedir contraseña e incluso podemos poner una foto nuestra.
 Hasta aquí sencillo. Ahora ya pasamos al lado más peliagudo. Decidir donde se instala el sistema operativo.
En mi caso ya lo tenía preparado. En sda5 voy a instalar SparkyLinux, por lo tanto hago click con el botón derecho del ratón y me sale un menú emergente, donde escojo la opción de punto de montaje, en este caso la raíz (/). En sda6 voy a instalar el /home, así que vuelvo a hacer click con el botón derecho en esa partición y escojo el punto de montaje /home. Si queremos crear alguna partición, así como aumentar o disminuir el tamaño de alguna, hacemos click en el botón Edit particions, y se nos abrirá GParted, un programa muy completo para estos menesteres. En mi caso no lo necesito así que ya estoy listo para seguir con el instalador.
Ahora nos da la opción si queremos instalar el GRUB, o menú de arranque y en que disco duro instalarlo si tenemos más de uno. En mi caso he deshabilitado esa opción, ya que SparkyLinux va a ser mi segundo sistema operativo, por lo tanto quiero que el primero, en mi caso Fedora, sea el que administre el GRUB.

 En la siguiente ventana nos aparecerá un resumen de la instalación, pudiendo echar un vistazo antes, no vaya a ser que hagamos un desastre.

Ahora empieza la instalación. La instalación no es especialmente rápida, tarda un rato. En mi caso personal se abortó a la mitad, no se muy bien el motivo, así que lo intenté de nuevo. A la segunda fue la vencida. Una vez terminada sólo queda reiniciar el ordenador para disfrutar de este sistema operativo.

 La instalación es sencilla, los pasos están claros. Como siempre, el sitio más conflictivo es el particionado, y en este caso, el instalador no es tan sencillo ni tan intuitivo como el de Ubuntu o LinuxMint, así que si no se sabe muy bien lo que se está haciendo, recomiendo informarse antes. Como dije antes, la instalación es algo lenta, pudiendo hacerla sin problemas sin estar conectado a internet.

 Continua aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada