martes, 8 de noviembre de 2016

A vueltas con los editores de vídeo en GNU/Linux

 Os pongo en situación: me pidieron un pequeño favor, y es montar un vídeo a partir de una serie de fotos. El vídeo tiene que tener unas transiciones entre las fotos, un título y música. A priori es un trabajo la mar de sencillo, ¿a que si?. Pues va a ser que no.

 Como en esto de la edición de vídeo no se nada, necesito un programa sencillo, sin demasiadas opciones que me abrumen, no se trata de un montaje profesional, así que busco algún programa sencillo.
 Se que OpenShot es uno de los programas referencia en cuanto a editar de forma sencilla vídeos en GNU/Linux, así que ni corto ni perezoso lo instalo en Debian Testing, que es el sistema operativo que tengo en el ordenador. Veo que en los repósitos de Debian hay dos versiones de OpenShot, una que se llama openshot y está en la versión 1.4 y la otra que se llama openshot-qt que va por la versión 2.1. Supongo que lo veis tan claro como yo, instalar la versión más reciente. Pues nada, tiro de terminal:
sudo apt install openshot-qt
 Me dispongo a usar el programa cuando, horror, no abre. Empezamos bien. Lo abro en una terminal, no vaya a ser que me falte alguna biblioteca. En principio me da unas serie de errores extraños que no se interpretar. Toca buscar información. Después de mucho buscar al final encontré la solución aquí. Lo de siempre, faltan unas bibliotecas.
sudo apt install libavdevice-dev libavcodec-dev libavutil-dev libavformat-dev libavfilter-dev build-essential ffmpeg python-pyqt5 pyqt5-dev python3-zmq python3-pyqt5.qtwebkit python3-httplib2 cmake swig checkinstall
 Ya llevo perdido mas de media hora y aun no he podido empezar, pero ahora creo que si. Arranco el programa y efectivamente, funciona. O eso creo. Empiezo a montar las imágenes y las transiciones. Las transiciones han cambiado desde la última vez que usé OpenShot y la verdad estoy algo perdido.

Y de repente, plof. Se cierra el programa sin previo aviso. Vaya hombre. Bueno, no pasa nada, habrá sido algo puntual. Lo vuelvo abrir y continuo con el proyecto. ¡Otra vez se cerró!. Una vez si, dos es para desconfiar. Pero vuelvo a la carga. Nada, otro cierre, por lo que veo la cosa es sistemática. En el terminal me pone Violación de segmento. No soy experto, pero este error se produce cuando el programa intenta acceder a una área de memoria que no existe. Tengo cuatro gigas de RAM, ya se que no es mucho, pero creo que debería llegar.

 Llevo casi dos horas y aun no he podido hacer nada. El favor me empieza a salir caro. Cambio de táctica. Voy a la página web de OpenShot y miro a ver si encuentro alguna pista sobre estos cierres inesperados. Me encuentro que OpenShot se distribuye también en formato AppImagen. ¡Genial!. Para el que ande un poco perdido es un formato autocontenido, es decir, no hay que instalar nada, ni dependencias y ni permisos de administración. Los más famosos son Snap de Canonical y Flatpak, que son algo similar. Así que descargo el archivo, una vez en el ordenador, click derecho sobre el archivo y le doy permisos para poder ejecutarse como un programa. Abro un terminal, voy al directorio donde lo he descargado y lo ejecuto con:
./OpenShot-v2.1.0-33-ga12e04f-49-588-x86_64.AppImage
Cuidado, depende del archivo bajado así cambiará el nombre. En cualquier caso en unos pocos segundos tengo el programa instalado, con su lanzador y todo. Lo abro y comienzo el proyecto de nuevo. Mi gozo en un pozo. Al cabo de diez minutos el programa se vuelve a cerrar inesperadamente. ¡Maldición!

 Lo dejo para el día siguiente, ya estoy cansado. He perdido más de tres horas y aun no he empezado. No me lo puedo creer.

 Al día siguiente vuelvo a la carga, pero en este caso, cambio de programa. Kdenlive es el escogido. Tiro de terminal:
sudo apt install kdenlive.
 Cuando abro el programa me llevo una desagradable sorpresa. La mitad de los iconos no aparecen. Seguro que me falta una biblioteca. Esto empieza a ser muy cansado. Me no me desanimo e intento empezar el vídeo a pesar de este pequeño defecto, ya que la ayuda emergente funciona y con eso de momento me vale. Kdenlive es sencillo, aunque no me gusta el tema de las transiciones, ya visualmente no se que hace la transición. Pero me da igual, es un vídeo casero, y me da igual el tipo de transición entre foto y foto. Cuando llevo la mitad del vídeo montado, la historia se repite: un cierre. No puede ser, esto es una pesadilla. No me lo acabo de creer. ¿Será posible que GNU/Linux no sirva para una cosa tan sencilla como es montar un vídeo a partir de unas fotos? Empiezo a pensar que si.

 Vuelvo a cambiar de programa, a ver si a la tercera va la vencida. En este caso le toca el turno a Pitivi.
sudo apt install pitivi
 Pitivi tiene una interfaz que se integra perfectamente en Gnome, eso me gusta, pero también es el más parco en opciones. Da igual, a estas alturas ya me da igual, quiero acabar de montar el vídeo. Empiezo a poner las fotos cuando me doy cuenta que el programa hace una cosa rara. Me corta las fotos, sólo sale un cuadrado, no me sale la foto entera.
Como se ve en la captura de pantalla, en la previa del vídeo solo sale una esquina de la foto que hay en la línea del tiempo. Esta claro que esto se debe a algún tipo de error en la configuración del vídeo. Un paseo por internet y descubro que se debe a la proporción de aspecto. Pues nada, lo cambio en las opciones y a tirar.
 Acepto y continuo importando imágenes. Pero sigue saliendo las imágenes cortadas. Vuelvo a las opciones y veo que no ha guardado mi configuración. ¿Le habré dado a Cancelar en vez de Aceptar? Me parece extraño, pero puede ser. Para estar seguro empiezo un proyecto de cero, cambiando la configuración antes de importar ninguna foto. Nada, ni caso. El programa va a su aire.

 Ya estoy muy cansado y muy arrepentido de haber aceptado el favor. La persona a la que le tengo que hacer el vídeo me dice que no pasa nada, que si no puedo o no me sale lo hace en el MovieMaker de Windows. Esto me duele en el alma. Un programa que viene de serie con Windows es capaz de hacer un vídeo, mientras que con programas especializados en GNU/Linux no soy capaz. ¿Será culpa de mi ordenador que no llega a los requisitos mínimos? ¿Tendré la memoria RAM estropeada? No se, ya me planteo cualquier posibilidad.

 Tengo que hacer el vídeo, aunque sea por orgullo, pero se me están acabando las posibilidades. Cuando de repente se me enciende la luz. Aún me queda OpenShot en la versión 1.4. Lo instalo a ver si me salva.
sudo apt install openshot
 Importo las fotos, empiezo a poner las transiciones. Pongo el título animado. De momento bien, pero por si acaso en las opciones le pongo que guarde el proyecto cada minuto. Casi lo tengo y pufffff. Programa cerrado. En estos momentos tengo los ojos inyectados en sangre. Me planteo incluso instalar Windows y olvidarme de GNU/Linux para siempre. No me lo puedo creer.
 Lo vuelvo abrir y por suerte no he perdido casi nada. Sigo con el proyecto, ya me queda poco. Le añado la música. Todo marcha bien. Sólo se me ha cerrado una vez. Por si acaso cruzo los dedos.
 El vídeo está montado, ¡por fin! Y más o menos como lo tenía en mente. Bien, sólo queda renderizarlo, cosa que se supone que es fácil. Aquí es donde me pierdo un poco ya que no se que formato escoger. Se que lo va a subir a un blog personal, así que el formato web debería ser suficiente.
Con estas opciones le doy a Exportar vídeo. Ya me siento aliviado, al fin, después de muchas horas bregando por internet y mucho cabreo, por fin tengo el vídeo montado.
 Una vez finalizado voy a mirar como ha quedado antes de entregarlo. Y se me cae el mundo a los pies. El vídeo se ve mal, imágenes entrecortadas, transiciones mal hechas. ¿Pero que ha pasado? En la previa del vídeo se veía bien. Ahora si que bajo los brazos, no puedo más. Esto es superior a mi. Cuando alguien me pregunte si en GNU/Linux se puede hacer de todo, voy a responderle que si, se puede hacer de todo menos montar vídeos. O por lo menos es la única cosa que yo no puedo hacer.
 Ya por desesperación, o por aburrimiento, vuelvo a renderizar el vídeo cambiando algunas opciones.
 Cuando acaba veo que el vídeo se ve perfectamente. Quizá no en toda la calidad que debería pero da igual, las fotos tampoco son gran cosa, así que no se va a notar nada. ¡Por fin! ¡He acabado! Después de dos días y un montón de horas perdidas delante del ordenador he acabado de montar el vídeo que dura casi tres minutos. Si, casi tres minutos. ¿Pensabais que era una película de una hora? No me lo quiero imaginar si tuviera que hacer eso, instalaba Windows de cabeza.

 Ahora se que no debo montar más vídeos si no quiero perder la paciencia. He encontrado la única cosa que no puedo hacer en GNU/Linux después de muchos años con el.

P.D.: Siento no poder poner el vídeo, pero no tengo permiso del dueño para hacerlo. Pero ya os digo que no es gran cosa así que no se pierde nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada