jueves, 1 de septiembre de 2016

SparkyLinux (III)

 Tercera (primera y segunda) entrada sobre esta distribución basada en Debian Testing. Una vez solucionado los problemas con los repósitos, toca cambiar aspectos visuales o de comportamiento que no me gustan. A partir de aquí todo lo que hago es para adaptarlo a mi gusto personal, por lo tanto no es una guía, y no debe tomarse como tal.
 Como ya comenté, el entorno de escritorio escogido es Xfce. Han escogido una disposición clásica, barra inferior, con un botón a la izquierda que despliega un menú llamado Whisker. A la derecha del todo tenemos los iconos de sistema, tal como el icono de sonido, el icono del Bluetooth, el de Wifi, fecha y hora, el icono del portapapeles y el de escoger que espacio de escritorio en el que estamos. Es una disposición tremendamente clásica, como hace Xubuntu o LinuxMint en la versión Xfce

 Voy a empezar por el fondo de pantalla. Me resulta terriblemente molesto, es como si me hiciera daño en los ojos. Así que lo mejor es cambiarlo. Click derecho en el escritorio y escoger la opción de Configuración del escritorio.
 Que desilusión. No hay fondos, todo es el mismo. Un pequeño fallo, creo que no cuesta demasiado incluir algún otro fondo de pantalla.

 Otra cosa que me chirría es el tema escogido para la barra. Casi cuesta ver los iconos de la Wifi y el Bluetooth, ya que también son blancos y se confunden con el color de fondo de la barra, y al cabo de un rato me cansa la vista ese blanco de la barra. Sin duda hay que cambiar ese color. El tema que usa la distribución para lo iconos se llama Ultra-Flat-Icons. No digo que sean feos, pero desde mi punto de vista no le pegan nada. Así que los cambios.
 No hay mucho donde elegir, en mi caso me voy a decantar por el tema de Tango. Una vez escogido si que puedo cambiar el color de la barra, para hacer desaparecer ese blanco nuclear. En la pestaña Estilo escojo el tema Industrial, no es el que más me guste, pero si escojo según que tema me quedo sin las barras de desplazamiento vertical. Otra cosa que hago es la pestaña Tipo de letra.
 Una vez cambiado el Hinting y el color, la tipografía se ve mucho mejor. En Gestor de ventanas no le cambio el tema que trae por defecto, Sparky4, ya que me gusta.

 Creo que hoy en día cualquier ordenador, o por lo menos casi cualquier ordenador, que pueda hacer correr decentemente Xfce, hay que recordar que hay entornos más livianos, es capaz de correr sin problemas el compositor de ventanas, así que lo activo.
 También toco un poco la configuración de Whisker Menu. Así que hago click derecho sobre el boton Menú de la barra y escojo la opción Propiedades.
 Lo que no acabo de entender es que pulsando la tecla súper o tecla Windows no se despliegue el Menú. Para solucionarlo sigo el tutorial de DesdeLinux.

Por supuesto añado unos lanzadores al lado del botón Menú para acceder a los programas que más uso, el navegador web, el terminal y el gestor de archivos.

 Yo creo que más o menos está quedando a mi gusto para poder trabajar con el. Supongo que buscando unos iconos más bonitos, un tema más apropiado, etcétera, quedaría mejor, pero ni tengo la habilidad ni el tiempo para dejarlo precioso, así que me conformo con que se vea cómodo.

Hasta aquí esta entrada repasando el tema estético. En la siguiente me meto de lleno en la post instalación de programas y configuraciones más profundas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada