jueves, 1 de septiembre de 2016

SparkyLinux (IV)

 Última entrada sobre SparkyLinux (I, II, III). En esta última voy abordar los programas que necesito instalar, así como los programas que me sobrarían. También voy a analizar el comportamiento de la distribución.
 Vamos por lo primero. El programa que más se suele usar es sin duda alguna el navegador web. SparkyLinux trae Firefox, pero después de la instalación Firefox sigue en inglés. También quiero un diccionario, por supuesto. Así que manos a la obra. Lo primero a tener en cuenta, es que el Firefox que incorpora es ESR, es decir, un Firefox con soporte extendido, lo cual nos indica que las novedades que incorpora Firefox tardarán bastante en incorporarse a esta versión, ya que se trata e una versión pensada para empresas y particulares que necesiten la máxima estabilidad en el navegador. Me parece perfecto, no necesito las últimas novedades. Para instalar el idioma español voy a tirar de terminal.
sudo apt install firefox-esr-l10n-es-es
Ahora Firefox ya está en español. El diccionario lo instalo a través de los complementos.

 Esta distribución trae por defecto instalado casi todos los codecs, pero si queremos asegurarnos de que están todos, incluye una aplicación llamada Install Multimedia Codes, en la cual se instalará los codecs restantes e incluso Flash. Para reproducir vídeo tenemos VLC, lo cual me parece acertado, a pesar de que no es un reproductor precisamente liviano. Para reproducir música contamos con Audacius, el cual si es liviano y minimalista. También incorpora una utilidad llamada Radio Tray para escuchar la radio a través de internet.

 Dos programas que considero indispensables para mi es sin duda alguna Gimp y Inkscape, los cuales tengo que instalar ya que no vienen por defecto instalados.
sudo apt install gimp inkscape
 Como gestor de correo electrónico, incorpora Icedove que no es más ni menos que un Thunderbird, lo cual me parece perfecto, ya que es el que uso por defecto. Sólo tengo que configurar las cuentas, cosa que es sencilla para usar este gran gestor de correo.
Me llama la atención poderosamente la presencia de Corebird, un cliente para escritorio de Twitter. No soy usuario de esa red social, así que no se si funciona bien o mal.
 Otro buen programa que uso habitualmente es un lector de Feeds, y aquí incorpora Liferea, un programa que me gustaba mucho, pero lo veo un poco desfasado. En Fedora me decanté por este otro, pero aquí Liferea va perfecto.

 Para poder escribir documentos, SparkyLinux incorpora, como no, a LibreOffice en su versión 5.2. Eso quiere decir que disfrutamos del último LibreOffice. Pero lo que estoy viendo es una aberración para mis ojos.
Se consigue mejorar el aspecto instalando lo siguiente, y ya que estoy lo pongo en español.
sudo apt install libreoffice-gtk2 libreoffice-l10n-es
A pesar de esto instalar esto tengo que adentrarme en las opciones de LibreOffice para cambiar el idioma de la interfaz.

 El sistema tiene un par de aplicaciones propias de la distribución. La primera de ella es APTus, una utilidad en la cual podemos instalar ciertos programas, codecs, hacer limpieza o incluso instalar otros entornos de escritorio.

No me parece mal, a pesar de que se vean tan feas. Es una forma fácil de instalar o desinstalar cierto software. Hay un apartado en la pestaña Install que hace referencia a las suite ofimáticas. Si se pulsa veremos la opción de instalar otras suites ofimáticas aparte de LibreOffice. Entre ella WPS, una suite ofimática china en la cual la apariencia es idéntica a la conocida Microsoft Office.
 La otra aplicación propia es APTus extra donde podemos encontrar más programas, tales como Dropbox, Mega, Google Chrome, Skype, etcétera. Como la anterior adolece de un aspecto más bien feo.
 Para instalar software que este en los repósitos de Debian no nos queda más remedio que usar el terminal o Synaptic.
 Como podemos observar en la captura de pantalla, la distribución incorpora una aplicación para instalar drivers cerrados, como los de la tarjeta de vídeo, como por ejemplo en mi caso. No lo voy a usar, ya que con el driver libre funciona muy bien y no voy a usar el sistema para jugar.

Una cosa que no acabo de entender es esa manía que tienen algunas distribuciones de incluir Wine, y SparkyLinux no es una excepción. Se que hay que hay personas que no pueden pasar sin cierto software, ya sea por motivo de ocio o de trabajo y si lo consiguen hacer funcionar sobre Wine, perfecto. Pero hacer funcionar un programa de Windows en GNU/Linux no siempre es fácil ni sencillo. Si, Wine hace funcionar un montón de programas, pero el que se arriesga a hacerlo sabrá instalar Wine. Desde mi punto de vista Wine no es una herramienta para usuarios novatos, por lo tanto creo que su incursión casi que sobra, el que la necesite que se lo instale, que no se tarda tanto. Yo en este caso, en vez de Wine casi prefería que incorporar PlayOnLinux, ya que creo que es mucho más intuitivo y fácil de usar.

 Conclusión:

 Lo primero que voy a mencionar es sin duda lo positivo de esta distribución. En mi caso no he tenido ningún cuelgue, ni del sistema ni de ningún programa, lo cual es una muy buena noticia. El instalador es fácil aunque mejorable, sobre todo estéticamente. La cantidad de programas que incluyen creo que cubren de sobra casi todas las necesidades. Otra cosa que me sorprende gratamente, es el Menú, se abre al instante la primera vez que se inicia el ordenador, al contrario de lo que sucede en Xubuntu o LinuxMint Xfce. En general es fácil instalar programas nuevos, sobre todo aquellos que quedan fueran de los repósitos oficiales, como Skype, Dropbox. Y para el resto Synaptic, pero hay que reconocerlo, es un programa potente pero no es muy agradable a la vista. También es cierto que no se instala programas todos los días.

 Como puntos negativos, el peor es sin duda el apartado estético. Ya se que es cuestión de gustos, pero en mi humilde opinión es una distribución que no entra por los ojos precisamente. Creo que los desarrolladores tienen que mejorar ese apartado y sobre todo esos defectos que comentaba que cuando se actualiza el sistema los terminales aparecen y desaparecen como arte de magia, para alguien no iniciado puede inducir a que el sistema está haciendo algo mal. También tener que instalar paquetes de idiomas no es algo positivo después de acabar de instalar el sistema. Aunque puede ser debido a hiciera la instalación sin conexión a internet y por eso no se descargó los archivos, no lo se.

 ¿Es una distribución recomendable? Desde mi punto de vista, si, por que no. Se puede tener un Debian Testing casi preparado para trabajar con el. Ya sabemos que la post instalación de Debian es bastante larga y pesada, en cambio en Sparky Linux es mucho más ligera. Eso si, no la recomendaría a un usuario novel, quizá a alguno que ya lleve algún tiempo en GNU/Linux.

Para más información y descargas en la página web de SparkyLinux.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada